¿Por qué es tan importante moverse desde pequeños?

¿Por qué es tan importante moverse desde pequeños?

¿Por qué es tan importante moverse desde pequeños?

Los niños no paran quietos ni un momento, pero es que ¡Lo necesitan! Por eso, los padres debemos favorecer en estas edades la actividad y la acción, es decir, moverse desde pequeños pues es importante para un crecimiento armonioso de los niños.

Durante los dos primeros años el niño “piensa haciendo”. Es un ser actuante. Hay que posibilitarles la libertad de movimientos suficientes para que vayan adquiriendo fuerza y control en sus músculos, de forma que puedan explorar, gatear, dar sus primeros pasos, correr, saltar, modelar, dibujar, construir…

A través de sus movimientos explora y comprende el entorno.

Nuestros hijos necesitan moverse mucho más que los adultos. Es normal que a estas edades, entre los 3 y los 6 años, se muestran tan activos, ya que están llenos de energía y así liberan tensiones y expresan sus emociones.

Para que los niños puedan dar rienda suelta a toda esta necesidad de movimiento, los padres (nosotros) debemos poner de nuestra parte para que no les falten actividades deportivas, salidas al aire libre y juegos.

Esta etapa es muy importante, ya que los niños necesitan aprender a moverse por sí mismos y adquirir autonomía, lo que contribuirá al aumento de la autoestima y a la adquisición de habilidades posteriores. Además, la actividad física mejora su salud y ayuda a prevenir la obesidad.

Los niños inactivos son más propensos a tener músculos débiles en los pies, menos coordinación y peor equilibrio. Esto puede conducir a una alteración de la forma del pie, a unos pies más planos y, en consecuencia, a un mayor riesgo de lesiones cuando se hagan mayores.

Así que no tengas miedo a sus caídas, a sus dulces y torpes pasitos, a que exploren, creen y jueguen. Por medio del movimiento, los niños desarrollan su capacidad para pensar y su comunicación al interactuar con el mundo.

Para dominar el movimiento hay que moverse y qué mejor manera que moverse que jugando. Jugar, no es un descanso del aprendizaje. Es un aprendizaje interminable, encantador, profundo, atractivo y práctico.

Batilas te anima a realizar actividades tan sanas como ir al parque. Allí, tus peques podrán correr y moverse a su gusto. Al principio tendremos que tener algo de paciencia, pues sus pasos no serán demasiado coordinados, pero, al cabo de un tiempo no solo caminará de una forma más rítmica, sino que además, lo hará con mayor soltura.

Si quieres seguir leyendo nuestros blogs solo pincha aquí.