¡A caminar! ¿Cuál es el calzado ideal para sus primeros pasos?

¡Qué emoción sus primeros pasos! ¿Qué tipo de calzado es el más adecuado para esta etapa?

Una de las preguntas habituales, cuando los pequeños de la casa comienzan a dar sus primeros pasos es ¿Cuál es el calzado más aconsejable?.

Los niñ@s comienzan a caminar entre los 12 y 15 meses, aunque en ocasiones puede retrasarse hasta los 18 meses. Por eso es importante saber que si tu bebe tiene 17 meses pero no se ha lanzado ¡[email protected]! Hasta los 18 meses es normal.

Una duda que siempre surge es ¿Cómo debe ser el su primer zapato?

Lo primero que debes revisar es que el zapato sea flexible, es decir, tiene que ser un zapato que se pueda flexionar con facilidad con una mano. No debes escoger los zapatos  rígidos. Esa creencia que cuanto más rígida, más firme, es un mito y es contraproducente. También es importante que sea ligero. En resumen, el calzado ideal para sus primeros pasos es aquel que les proporciona equilibrio y estabilidad, pero a su vez sujeción y flexibilidad.

Ideal que el talón esté reforzado, al igual que los laterales. Pero siempre dejar el tobillo libre para que pueda moverse sin dificultad.

No es recomendable heredar zapatos, ya que, según el pediatra, cada niño tiene su propia pisada por lo que es conveniente que sea utilizado solo por un niño.  

Si son los primeros zapatos que le compráis, es importante probarlos antes, por ello en el caso de Batilas damos la opción de comprar y si hay cambios o devoluciones se realizan de forma gratuita, ya que suele pasar que aunque sepáis el número cada fabricante utiliza sus propias hormas y el tallaje puede diferir de unos a otros.

¿Qué tamaño?

La horma del zapato debe ser ancha, sin costuras. El pie nunca debe sentirse sin espacio, aprisionado.  Los pequeños deben sentirse con total libertad y si le sobra un par de centímetros por delante, mejor. Aunque cuidado, ya que no se trata de elegir un zapato de número mayor para que le valga durante más tiempo. Esto puede provocar malos hábitos o posturas inadecuadas al caminar si el zapato se le sale, se desliza o le pesa.

No debemos olvidar que a pesar de que el pequeño ya use zapatos es muy importante que pueda caminar descalzo en casa, ya que andar descalzo fortalece y ayuda a formar la planta y los músculos del pie.