¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar calzado para niños? Según la edad.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar calzado para niños? Según la edad.

Es fundamental a la hora de comprar calzado para niños, tener en cuenta estos 3 puntos para asegurarnos que sea el adecuado y que pueda permitir el desarrollo del pie respetando la biomecánica y fisiología del mismo.

Los especialistas desaconsejan la opción de heredar zapatos, ya que la pisada de cada niño es diferente y compartir calzado con cierto desgaste puede distorsionar la misma.

¿Qué aspectos tener en cuenta a la hora de escoger el calzado?

  1. Talla

Una mala talla puede alterar la forma de caminar del pequeño, fortalecer los dedos en garra (en el caso que le quede pequeño) o hacerle rozaduras o laceraciones (en el caso que le quede grande).

Es por ello que es esencial, a la hora de escoger el tamaño, que el niño se lo pruebe, con calcetines, lo camine y tocar la punta para asegurarse que haya un espacio entre 0,5 y 1 centímetro entre el dedo más largo y el calzado. Este aspecto es el más importante, ya que el pie, crece de media una talla cada dos meses.

2. Deben ser flexibles

Para sus primeros pasos ideal suela flexible y delgada. Especialmente en la parte delantera que es donde flexionamos el pie. Y con suela antideslizante para evitar caídas.

3. Materiales

Se recomienza que el calzado esté fabricado con materiales naturales que permitan la transpiración como la piel, el cuero ya que evitar la sudoración en exceso.

 

Sin embargo hay otras particularidades que dependen en función a la edad de los pequeños.

Si tu hijo tiene entre 18 meses y 4 años.

El calzado ideal es con velcro, ya que es fácil de poner y quitar.

La suela debe ser flexible, entre 3-5 milímetros.

De los 4 a 7 años.

En esta edad el calzado debe ser sujeto, con una suela de 8 milímetros y la zona delantera flexible, ello permitirá una marcha fluida y el movimiento articular del pie.

Ideal calzado con cordones, ya que permite mayor sujeción y estabilidad en sus movimientos.

De los 7 años en adelante.

A partir de esta edad ya la marcha se considera adulta.

 

Es importante seguir las recomendaciones de los especialistas para poder evitar cualquier problema futuro y así garantizar el crecimiento sano de los pies nuestros pequeños.